top of page
  • Foto del escritorJorge Fernandez

Análisis de "Un Recuerdo de Solferino"



Llevo muchos años participando del movimiento de la Cruz Roja, sin embargo, nunca me había adentrado en la génesis del movimiento. A nivel personal la Cruz Roja ha sido una institución que ha estado en mi vida con sus obras desde mi niñez y que mi familia ha participo con celo desde que tengo uso de razón. Ahora a mi edad adulta participo con mucho honor y orgullo. Pero, como voluntario es importante saber ¿cómo empezó todo? Henry Dunant en “Un Recuerdo de Solferino”, nos muestra la verdadera esencia humana y como después de la batalla de Solferino, casi de una forma divina sale lo que realmente tenemos como sociedad en nuestra alma “Solidaridad” y “Humanidad”.

La narrativa de Henrry Dunant de la batalla es tan vívida, que nos transporta primero al campo de batalla y nos obliga hacer una primera gran reflexión como sociedad actual, ¿Es la guerra la solución? En toda nuestra historia hemos pensamos que en las armas está la solución del conflicto, hemos mandado miles niños y hombres a miles de batallas, bajo una promesa de honor, donde se justifica la muerte bajo el pretexto de preservar un digno nombre en la historia, sin embargo, nunca se nos muestra, la miseria, el dolor que se vive en el campo de batalla y la casi perdida de dignidad de las bajas en combate. Su narrativa de una sangrienta batalla que solo dejó muerte, sufrimiento y sobre todo que no distinguió bandos, es una muestra de la realidad de la guerra.

Ahora, detrás de todo este dolor que Dunant expresa en su escrito, también nos muestra que por mucho sufrimiento que exista en el mundo, se ve una luz de esperanza, llamado por un sentimiento casi divino que se alza a la ayuda de los heridos. Sin preguntar quien, sin preguntar bando; simplemente por un sentimiento empático al sufrimiento, casi como un instinto animal de supervivencia colectiva.

Lo más sorprendente de lo vivido por Dunant, no es el alivio al herido o ser esa mano amiga a un solitario moribundo, sin distinción de nacionalidad, religión o cualquier otro prejuicio; si no como sin organización previa, sin orden jerárquico se crea lo bien llamado un “movimiento”, un grupo de personas comunes haciendo cosas extraordinarias. Ahora ¿porque pasa esto? ¿Qué nos motiva? Pienso que no existe una respuesta exacta a esas preguntas, que parecen tan sencillas, pero tan profunda, que la mismas nos lleva a hacer una introspección en lo más puro de nuestro ser. Me atrevo a asegurar, que por muy duro que pensemos que somos todos, somos “hijos”, algunos “padres, otros “hermanos” y sobre todo miembros de una comunidad y al enfrentarte a la misma muerte, que te enseña la vulnerabilidad y la soledad del alma, saca en nosotros un rayo de luz.

“Un recuerdo de Solferino” no es un tratado humanitario, ni un listado de doctrinas filosófica que por lo general sólo conectan con algunos eruditos. Es simplemente como dice su titulo “Un recuerdo”, que nos marca y que en este caso nos enfrenta a los estragos de la guerra, mostrándonos la decisión que debemos tomar: simplemente ayudar.

El desprendimiento de esos voluntarios, atendiendo a los heridos sin importar bando, dando un poco de agua, distribuyendo algo de tabaco o solamente siendo la compañía de esos soldados en su ultimo minuto antes de emprender ese viaje eterno, de donde ningún viajero ha vuelto, lleva a Dunant a una reflexión que seguramente ni el mismos entendió lo grande y lo que transcendería.

161 años después seguimos los mismos principios, las mismas ideas y sobre todo la misma visión. En ese momento se pensó en guerras, con voluntarios que como soldados salieran a luchas, pero contra el sufrimiento de los heridos en combate. Hoy las guerras son otras, pero las luchas son las mismas.

En conclusión, este escrito nos enfrenta a una dura realidad humana, que es extrapolable a la actualidad y nos muestras como debemos actuar: con Humanidad.

23 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page